En el contexto de la creciente participación de la energía solar fotovoltaica dentro de la matriz de generación actual, que al mes de enero en el SIC alcanza al 5% de la generación total, es crucial buscar diferentes alternativas para desarrollar nuevos nichos de mercado y a la vez profundizar en los ya existentes. Por supuesto que para lograr los objetivos propuestos en esta materia, el único camino a recorrer es el de la innovación.

Para entender la importancia de la innovación en esta industria, es necesario revisar casos de éxito desarrollados a lo largo de la historia, además de entender los conceptos básicos respecto a esta fuente de energía. Con lo anterior se pueden identificar algunas áreas donde aplicar innovación hoy en día, con el objetivo de aumentar el alcance de la tecnología en el país.

La energía solar es una fuente renovable de energía, no continua, considerada en la práctica inagotable y gratuita. La no continuidad de esta fuente de energía ha sido resuelta en el tiempo gracias a la innovación y al desarrollo de la tecnología. Hoy en día existen soluciones off-grid (no conectadas a la red), especialmente diseñadas para territorios alejados con difícil acceso, que mediante el almacenamiento en baterías logran abastecer localidades energéticamente. En casos específicos, estas soluciones resultan ser incluso más económicas que la opción de extender la red de distribución hasta llegar al lugar de consumo, debido principalmente a la alta complejidad del acceso a la localidad. Esta tecnología permite además la integración de otras fuentes de generación eléctrica a modo de respaldo, para así aumentar la disponibilidad del sistema. Por otra parte, en zonas con acceso a suministro eléctrico continuo, se pueden implementar sistemas que consuman e inyecten excedentes de energía a la red, disminuyendo los costos de la cuenta eléctrica, generando beneficios para el usuario y disminuyendo el impacto ambiental en la localidad. Así, la no continuidad es resuelta mediante distintas soluciones que se adaptan dependiendo de las características de cada proyecto y recursos disponibles.

Otro ejemplo de esto es como el desarrollo tecnológico y la inversión en investigación han permitido el aumento progresivo de la eficiencia de los paneles, logrando desarrollar mejores soluciones para zonas de menor radiación. Además, en los últimos años ha habido una gran disminución en los precios de los insumos requeridos para la construcción de una planta fotovoltaica, lo cual hace más rentable los proyectos y más interesantes para nuevos segmentos del mercado, incluyendo sector público y privado.

Hoy en día, se pueden seguir implementando mejoras y rediseños a los sistemas fotovoltaicos para aumentar su alcance y masificación. La zona norte del país se caracteriza por sus altos niveles de radiación. Esta condición particular del norte, presenta una potencial oportunidad para desarrollar en el país módulos fotovoltaicos mejor preparados para altas temperaturas. Una tecnología capaz de minimizar las pérdidas de eficiencia (producidas debido a las altas temperaturas), aumentaría la vida útil del panel, aumentando la rentabilidad del proyecto. Actualmente existe un fondo CORFO destinado a encontrar una mejor solución para este tipo de zonas.

Otro campo donde resulta interesante aplicar soluciones innovadoras, es en la elección de la superficie donde se instalarán los módulos fotovoltaicos. Se pueden aprovechar todo tipo de espacios, diferentes a los comúnmente usados (suelo y tejados), para instalar los paneles solares. Algunos ejemplos son instalaciones en fachadas de edificios, instalaciones sobre agua, instalaciones en edificios donde vidrios son reemplazados por módulos translúcidos, entre otros. De esta forma se pueden rentabilizar superficies antes no utilizadas.

La innovación puede aplicarse también en el modelo utilizado para la adquisición de la planta o la venta de energía. Hoy en día existen opciones de financiamiento, donde el usuario no realiza la inversión inicial, sino que va amortizando gradualmente el costo de la planta a través de los ahorros generados por la producción energética de ésta.

El objetivo de la innovación es identificar un problema o una necesidad, y aplicar soluciones novedosas a estos problemas, obteniendo beneficios a futuro. Sin duda, es un proceso que implica costos, donde hay incertidumbre respecto a los resultados que se van a obtener y por lo mismo genera dudas a la hora de invertir o no en un proyecto con altos riesgos. Sin embargo, es un proceso necesario para poder explotar nuestras capacidades, para lograr progresar como país y solucionar los problemas energéticos y ambientales. El principal propósito de esta columna, es motivar a empresas, universidades y otras entidades proveedoras de conocimiento, a invertir en innovación, y de esta forma facilitar la integración de la energía solar en la matriz energética chilena, además de motivar a posibles usuarios a confiar en esta tecnología.

Hoy en día se están creando fondos, para disminuir los costos y riesgos financieros en proyectos innovadores. Existen entidades públicas que ofrecen una serie de fondos destinados a promover la innovación. Este tipo de herramientas, sin duda ayuda a tomar la decisión de dar el primer paso, acercando a las empresas chilenas a ser autos generadores de su energía y también creando una educación temprana en la sociedad, al integrar también a las Universidades.
Christopher Volkwein

Project Manager TRITEC-Intervento
[email protected]

0